La Parroquia de San Pio se fundó el 2 de julio de 1955, día de la visitación de la virgen, por intercesión de Monseñor Aníbal Muñoz Duque, primer obispo de Bucaramanga. El párroco José Hipólito Rojas Palacios adquirió el terreno de la firma Puyana & Compañía, en el área conocida hoy como Cabecera del Llano y anteriormente llamada Llano de Don David por haber pertenecido al terrateniente David Puyana. La construcción tuvo lugar entre 1956 y 1964 y contó con la participación de Hugo Gómez Serrano, Germán Puyana y Gustavo Reyes Duarte.

Desde los años cincuenta, la arquitectura eclesiástica estuvo influenciada por una corriente de renovación de corte modernista. La arquitectura moderna se caracteriza por sus líneas horizontales y geométricas, techos bajos y acabados sencillos, con materia prima a la vista siguiendo la filosofía de que “la forma sigue a la función”. Esto se refleja en el estilo arquitectónico de esta edificación, tanto en la estructura como en los acabados. El edificio cuenta con una única nave y una cubierta en cascara de concreto y el atrio es en placa aligerada con un pórtico que se asoma sobre el parque Guillermo Sorzano. La edificación realizada sobre una pendiente no se encuentra a nivel de la calle, el acceso desde la carrera 36 se hace desde una escalera lateral.

El desarrollo local del modernismo en edificaciones como la Iglesia San Pío comprende el uso de materiales autóctonos y sistemas de ventilación análogos. Las paredes tienen un acabado rústico, el piso es de baldosín de cemento y las paredes tienen ventilaciones que permiten la circulación del aire. Adicionalmente, el edificio resuena con las políticas urbanas de los años cincuenta según las cuales Bucaramanga debía desarrollarse como una ciudad jardín. En la parte posterior de la iglesia se encuentra también el parque de los Sarrapios.

En los años de su construcción, el lote contiguo fue comprado por el municipio y convertido en el parque Guillermo Sorzano, también conocido como Parque San Pío. En los alrededores de la iglesia se encuentran todavía casas que siguen la misma línea modernista desarrollada entre los cincuentas y sesentas, de corte racionalista y con una influencia importante tanto de la arquitectura bauhaus como de la vivienda estadounidense que tuvo entre sus más excelsos representantes a Frank Lloyd Wright.

Los tres cuadros ubicados sobre el altar son de la autoría del maestro Óscar Rodríguez Naranjo: El Cristo que reemplaza el tradicional crucifijo, la Asunción de la Virgen y el retrato de San Pío X. Los cuadros están fechados 1957 y fueron hechos por encargo del primer párroco, el Padre Hipólito Rojas.

Deja una respuesta